Paredes de la Esperanza / La Escuela de Arte y Taller Abierto de Perquin

Visitantes

Perquin es una comunidad de 4,000 personas localizada en el Norte de Morazan, donde Claudia Bernardi en colaboracion con Valeria Galliso han sido artistas en residencia, profesoras, y organizadoras de talleres de arte y clases, directoras de proyectos publicos y diseñadoras de produccion de arte en Perquin y pueblos aledaños del Norte de Morazán.

Testimonios de Artistas Visitantes, Miembros de la Comunidad, y articulos de prensa sobre la experiencia de arte en Perquin

Informe de Tatiana Reinoza, como Historiadora de Arte visitando la Escuela de Arte y Taller Abierto de Perquin, Septiembre 2005

Perquin, El Salvador 
7-12 de Septiembre de 2005

Perquin: una comunidad de artistas

Que increible venir a Perquin y comprobar que todos somos artistas. Tenia razon el loco de Joseph Beuys, filósofo y artista Aleman. Como historiadora de arte y curadora independiente fuí invitada por Claudia Bernardi y Valeria Galliso, profesoras de la Escuela de Arte y Taller Abierto en Perquin, a presentar unas charlas sobre el arte Salvadoreño y Latinoamericano. Las charlas se presentaron en la Alcaldia Municipal de Perquin el Miércoles 7 y Viernes 9 de Septiembre del 2005, con la ayuda del Centro Escolar Infantil que nos prestó el equipo de proyección.

La primer charla fue la de arte Salvadoreño, en la cual discutimos la obra de Carlos Cañas, Julia Diaz, Salarrué y Rosa Mena Valenzuela. Entre los temas importantes que tratamos, introducimos los conceptos de abstracción y expresionismo. Tambien hablamos sobre los antecedents históricos del arte Salvadoreño y la importancia de la formación de una identidad cultural. Vi que sus rostros se llenaron de orgullo al saber que tenemos artistas nacionales que se han destacado en la plástica y y que sus obras han alcanzado niveles internacionales.

Despues de discutir el arte Salvadoreño tuvimos la oportunidad de compartir un momento de reflección colectivo sobre la inserción del arte en Perquin y el increible involucramiento de la comunidad. Gustavo del Grupo Morazan de Segundo Montes nos comentó que la belleza que nos trae el arte ha sido un agente de transformacion para los cuidadanos de Perquin. Dina nos agregó, que se ha demostrado un compromiso de todos los miembros comunitarios para venir a formar parte de algo mas grande que sí mismos, 
Pueblo + Corazón = Cultura

El pueblo unido con corazón forman lo que definimos como cultura. Pero cual es el corazón de una comunidad? El corazón, es decir el centro, son nuestros artistas: músicos, danzantes, pintores, escultores, etc. Cuando el pueblo se integra a un movimiento artístico como lo ha hecho Perquin se crea una riqueza de cultura local. Esto es lo que hemos presenciado en nuestra visita a Perquin. Al ver que la plaza, lugar de reunión central, ha sido cubierta por arte nos demuestra la importancia que se le da al tema para los cuidadanos de Perquin. En ella encontramos murales, mosaicos, y proyectos del medio ambiente.

Parte del éxito del movimiento cultural en Perquin se debe a la confianza que la gente le tiene al arte. El espacio artístico les ha proveido un espacio seguro en el que se pueden desarollar y platicar sobre temas que muchas veces pueden ser celebratorios o difíciles, y aun temas dolorosos, pero lo importante es que viene del interior.

Esta confianza en el beneficio del arte me fue muy evidente cuando visité el Centro Escolar Infantil, y conocí a Lilian, la directora de la escuela parvularia. Esa misma mañana, Claudia le preguntó si seria posible llevar a los niños a pintar una parte del mural, y ella dijo que con mucho gusto un grupo de niños estaria listo a las dos de la tarde para ir a pintar. Me reiteró cuanto les gusta pintar, como les ha dado autoestima e incluso un concepto de identidad. Por lo que pude presenciar, se emocionaron muchisimo al saber que iban a pintar parte de un mural esa tarde. Al no mas llegar al centro escolar me agarró de la mano uno de los niños y me dijo “Mirá Tatiana, este es el que yo pinté”, referiendose a uno de los dibujos en el mural que se encuentre en frente de las aulas. Me pareció que para él era un orgullo y un símbolo de identidad, el haber sido parte de una experiencia artística con sus compañeros. Es maginífico lo que causa el arte en el autoestima de los seres humanos!

La segunda charla introdujo a los artistas de la Vanguardia Latinoamericana a principios del siglo XX. Vimos muestras de obras de Jose Guadalupe Posada, Diego Rivera, y Joaquin Torres-Garcia. El muralismo Mexicano impresionó mucho a los muchachos que llevan 6 meses de práctica pintando murales. Luego pasamos a discutir obras de artistas Latinoamericanos contemporaneos. Discutimos la obra de Doris Salcedo, Cildo Meireles y Claudia Bernardi. Algo que tienen en comun estos tres artistas es que todos hacen uso de la instalación en sus obras. Introdujimos el concepto de instalación y en pocos momentos teniamos al grupo discutiendo como les gustaria hacer una instalación que hable sobre el medio ambiente en Perquin. Es increible lo rapido que comprendian los conceptos y estaban listos para ponerlos en práctica.

Por falta de tiempo, Claudia no habia tenido la oportunidad de mostrarles sus obras a los estudiantes. Esa tarde tuvimos la oportunidad de discutir la tecnica de fresco en papel, y la instalacion de Agua y Tiempo. Claudia es una artista que discute temas de derechos humanos y justicia social en una manera muy estetica y subversiva. Alguien en el grupo preguntó de que se trataba el contenido de sus obras y Eufemia rapidamente comentó que ella creia que la obra se trataba de su experiencia en El Mozote. Esto fue algo muy poderoso para aquel grupo, al ver que un tema tan doloroso fuera convertido en una obra de arte tan bella y mostrada a las audiencias en San Francisco, California.

Yo pensé que el Viernes terminaba mi trabajo con las charlas pero resulta que Carmen Elena, Coordinadora de los grupos de Comunidades Eclesiastes de Base nos pidió que dieramos otra charla el Sábado para los jóvenes líderes comunitarios. El Sábado en la tarde, cayó una tormenta eléctrica increible, que yo pensé que no vendria nadie y tendriamos que cancelar. Tambien me daba miedo conectar mi computadora y el proyector al outlet de electricidad. Con suerte, se calmó la tormenta por 2 horas entre 4:30 a 6:30 y llegaron como 15 jovenes universitarios a escuchar la charla. Entre ellos se encontraban 2 de los hijos de la Alcaldesa Miriam Chicas.

Para esta charla combiné las primeras dos charlas y discutimos el arte Latinoamericano incluyendo a Posada, Rivera, Diaz, Mena Valenzuela, Torres-Garcia y Meireles. Estos jóvenes respondieron muy bien al contenido, en especial al aspecto crítico del arte, por ejemplo, en Meireles el comentario político. Amilcar, uno de los jóvenes, nos hizo una pregunta muy profunda en la cual queria saber si habian características que diferenciaban el arte Latinoamericano como por ejemplo del arte Estadunidense. Claudia y yo nos quedamos muy impresionadas de su capacidad de profundizar el tema y creo que las dos pensabamos que era una pregunta de la cual podriamos facilmente escribir toda una tesis. Tambien discutimos mucho la responsabilidad social de los artistas, el hecho de que todos tenemos una capacidad de ser creativos, incluso que el arte nos ayuda a desarollarnos de una manera intelectual en la cual podemos ser criticos de nuestro medio ambiente.

En resumen, la experiencia de Perquin ha sido inolvidable. Por ello, me he interesado mucho mas en la enseñanza como carrera profesional y en el desarrollo comunitario por medio del arte. Le agradesco muchísimo a Claudia y Valeria por invitarme, a la comunidad de Perquin por su hospitalidad y su interes en el desarrollo cultural. No me aguanto por regresar.
———————————————————————————————————
Informe de INES TALON, como Artista en Residencia de la Escuela de Arte y Taller Abierto de Perquin, Mayo 2005

Taller de Textiles y Telares

Esta es mi primera vez en El Salvador, aunque este viaje estuvo precedido de los relatos y de la información que fui recibiendo en muchos años de intercambio con Claudia Bernardi, quien compartió con varios amigos y conocidos argentinos primero su trabajo y luego el de ella y Valeria en la comunidad de Perquin.

El trabajo textil es por definición lento, y complejo si no se cuenta con una información previa transmitida generacionalmente. De manera que venir a capacitar a un grupo de señoras de un país y una cultura para mi desconocidas, y en un brevísimo tiempo, constituía para mi verdaderamente un reto.

Traje desde Argentina mis telares y también aquí se confeccionaron otros según las instrucciones que por medios electrónicos fui remitiendo a Claudia, y gracias a la iniciativa de CEBES, quien costeo la realización de los telares y también nos facilito un espacio muy amplio y adecuado para las capacitaciones.

La propuesta de trabajo es ambiciosa. En solo tres semanas me propuse transmitir los lineamientos básicos de varias técnicas textiles:
1) el tejido en bastidor, que nos permite confeccionar paños cuadrados o rectangulares que tienen aplicación tanto practica (cojines, bolsos, etc.) como decorativa (tapetes)
2) el tejido en triángulos que a su puede desarrollarse de dos formas diferentes: urdimbre y luego trama; o trama y urdimbre simultaneas. Esto nos posibilita confeccionar chales, ponchos o mañanitas –como aquí les llaman-.
3) el tejido al bies, que se efectúa en bastidores cuadrados o rectangulares y es ideal para prendas (faldas, blusas y vestidos).
4) El tejido en telar, que nos ofrece una amplisima variedad de posibilidades: chales, fajas, bufandas, telas para a su vez confeccionar prendas, etc.

Es oportuno aclarar que cada técnica comprende a su vez diferentes tipos de puntos o tramados, y destaco esto para que pueda tenerse siquiera una somera idea del desafío que significaba para las interesadas en la capacitación, el abordar tantas técnicas desconocidas por completo para ellas. Baste comentar que en Argentina, este tipo de aprendizaje conlleva generalmente meses, en grupos reducidos – seis u ocho personas-, y en un medio en que la cultura textil es una tradición.

Nosotros contábamos con solo ocho clases de tres horas cada una, a dictarse en un lapso de tres semanas, y con un grupo de veinticuatro personas.

Al momento de escribir esto, se han completado tres de las clases. Y la experiencia recogida en las mismas me permite anticipar que el programa podrá desarrollarse en forma completa. Se ha subdividido este grupo en tres subgrupos, cada uno de los cuales esta capacitándose en una o dos técnicas, pero las clases se dictan en un mismo turno para las veinticuatro asistentes.

Desde la primera clase, me vi sorprendida por el enorme interés de las alumnas, las cuales si bien casi no tenían experiencia en trabajos manuales, es evidente que si cuentan con una gran curiosidad, mucha iniciativa y autonomía, y una enorme avidez por aprender.
Esto, desde luego, ha facilitado muchísimo mi tarea y ha sido un gran estimulo para mi, ya que no dejo de sorprenderme por la velocidad con que comprenden y asimilan las consignas. Baste aclarar que a este momento algunas de las alumnas ya han confeccionado una prenda o completado un muestrario.

Debo destacar también la capacidad de organización que evidencian las asistentes, ya que muchas trabajan de a dos o de a tres en el mismo telar, ayudándose entre ellas y corrigiéndose mutuamente, lo que ha significado para mi una colaboración inesperada.

La asistencia es perfecta, llegan con un gran entusiasmo, que mantienen a lo largo de toda la clase. Luego se turnan para llevar el trabajo a sus casas y avanzar en el tejido hasta el próximo encuentro. El esfuerzo que realizan es enorme, si tenemos en cuenta que muchas vienen de comunidades lejanas, viajando mas de dos horas para asistir a las clases, caminando grandes distancias aun bajo lluvia, y con poca disponibilidad de transporte. Todas ellas asimismo, son mujeres que trabajan mucho en sus casas, deben efectuar las tareas domesticas, levantarse a las cuatro o cinco de la mañana para moler el maiz y cocinar las tortillas para su numerosa familia. Las dificultades son muchas, difíciles de comprender para quienes gozamos de los beneficios de una vida ordenada y confortable, pero ellas las superan con una enorme voluntad, sin duda forjada en tiempos duros, en años de guerra y de privaciones que no cesan.

Vine a El Salvador a compartir con la comunidad de Perquin aquello que tuve la inmerecida fortuna de aprender; y en un breve tiempo que es el que posibilitan mis circunstancias. Demasiado breve para todo lo que mis alumnas tienen para enseñarme.